Fin del verano y vuelta a la rutina: ¿ Existe realmente el síndrome postvacacional?¿Es más depresión, ansiedad…?

Fin del verano y vuelta a la rutina: ¿ Existe realmente el síndrome postvacacional?¿Es más depresión, ansiedad…?

Septiembre es un mes que no goza de buena prensa. Tal día como hoy supone la vuelta de la mayoría de nosotros a la rutina habitual, a retomar obligaciones y a anhelar otro periodo vacacional donde poder descansar de todo ello.

Como hemos repetido numerosas veces en este blog, nos afecta más la percepción que tenemos de los hechos que los hechos en sí. Por tanto, hay aquí un hecho evidente: las vacaciones se han terminado y aún queda tiempo para las próximas. Esto es así, es una evidencia. La clave es cómo te tomes este hecho. Generalmente, no es una noticia que recibamos con agrado, a pesar de que sabíamos con antelación que el día iba a llegar inexorablemente. Por eso se habla de “Estrés postvacacional”, “Síndrome postvacacional”. ¿Existe realmente? Vamos por partes: sin duda hay una reacción emocional y física por nuestra parte ante el fin de las vacaciones. La mente no para y ya empieza a anticipar lo que nos espera y podemos experimentar un bajón en nuestro estado de ánimo, cierta ansiedad o inquietud, tal vez dormir peor los días antes de la vuelta…pero todo esto suele ser habitualmente algo pasajero y a la semana de retomar los horarios habituales o quizá antes, hay un “reajuste”, algo vuelve a hacer “clic” en nuestro interior y digamos que ya estamos de nuevo en la misma longitud de onda que antes de marcharnos de vacaciones. Es decir, que todo ese estrés, ese malestar antes comentado es cosa de días o como mucho un par de semanas. Por lo tanto, el llamado “Síndrome postvacional” no es un trastorno como tal, no es duradero ni tan intenso. Puede ser más una etiqueta que han inventado los medios para designar esa respuesta mental, emocional y conductual al hecho de volver de vacaciones y retomar los quehaceres habituales, que un trastorno que afecte de forma significativa a la persona en cuestión.

Otro tema es que ya antes de ir de vacaciones tuvieras problemas causados por un jefe tiránico, compañeros trepas, clientes difícilmente soportables, problemas escolares con tus hijos o con tus alumnos si te dedicas a la docencia…Dificultades que te causaban  problemas de ansiedad y/o depresión ya antes de irte de vacaciones y ahora, al tener que volver, tengas que volver a enfrentarte a ellos. Pero esto es diferente al llamado “Síndrome postvacacional”, breve y efímero.

 

Fin del verano y vuelta a la rutina: ¿ Existe realmente el síndrome postvacacional?¿Es más depresión, ansiedad…?

Etiquetado en: