¿Whatsapp y similares aplicaciones de mensajes nos facilitan la vida o más bien nos crean una ansiedad diaria?

¿Whatsapp y similares aplicaciones de mensajes nos facilitan la vida o más bien nos crean una ansiedad diaria?

 whatsapp

Hace tiempo que los teléfonos móviles se convirtieron en ordenadores. Ahora llamar con ellos es incluso algo que parece obsoleto. Aplicaciones de mensajería como WhatsApp han surgido con fuerza. Conocido también entre nosotros como «guasap», «guatxap» y demás variantes, se ha convertido en una aplicación muy popular que nos permite estar conectados continuamente con diferentes individuos y grupos de nuestra red de relaciones. Los mensajes fluyen con rapidez, permite adjuntar vídeos y pistas de audio, las conversaciones se alargan, intervienen muchas personas dando su punto de vista…total, que muchas veces lo primero que hacemos al levantarnos es mirar ese reconocible icono del teléfono verde para mirar si hay novedades al respecto.

¿Te has preguntado cuántas veces miras la pantalla del teléfono móvil al día? ¿40?, ¿60?, ¿80 veces? Puede que si las cuentas te lleves una sorpresa. En cada una de esas veces miramos novedades, cambios en esa pantalla que funcionan como gratificaciones inmediatas, esto es, activan zonas de recompensa del cerebro. Vamos, que en ese momento nos hacen sentir bien. Alguna pregunta que nos hacen, algún chiste que nos cuentan…todo ello nos hace ver que somos tenidos en cuenta por otros y ello aumenta nuestra autoestima.

Pero claro, cuando miramos y vemos que por ejemplo no tenemos ninguna novedad en WhatsApp o que no nos han contestado una pregunta que hemos hecho hace varias horas, pues la emoción resultante es muy distinta (ansiedad, tristeza, ira…). Esa necesidad de «estar al día» en distintos grupos de esta aplicación puede ser una tortura y llevar a obsesionarnos por temas a los que antes no dábamos tanta importancia.

Por tanto, si revisas compulsivamente el Whatsapp, si te sientes mal cuando una aportación tuya al grupo no ha sido tomada en cuenta y los demás parecen seguir la conversación sin tenerte en cuenta, si miras cada poco tiempo a ver si te han contestado, si revisas los cambios de las fotos de cabecera que van poniendo…pues es posible que estés dedicando excesivo tiempo y esfuerzo a una herramienta que en principio sirve para facilitarte la vida, pero lo que está haciendo es crearte ansiedad(https://psicox.es/ansiedad-nervios-inquietud-intensa-que-no-desaparece-que-es-que-puedo-hacer-al-respecto/) .

Pero no es la aplicación de móvil lo que te genera ansiedad por sí misma, sino tus pensamientos,creencias y esquemas mentales. En tu autodiálogo interno puedes decirte: «No me ha contestado todavía, pasa de mí» o «Puede que no haya tenido un momento libre». «En el grupo hacen planes sin contar conmigo, nunca me tienen en cuenta» o «Puede que no les cuadren las fechas que yo propongo». Es decir, en lugar de hacer caso a pensamientos negativistas y rígidos, plantearte que también existen otras posibilidades, otras alternativas que quizá no hayas tenido en cuenta.

El Whatsapp es una herramienta que puede ser realmente útil, pero si notas que más bien dificulta tu vida en lugar de hacértela más fácil, plantéate disminuir el tiempo que le dedicas y hacer uso del mismo para otras actividades que te reporten mayor bienestar psicológico, como por ejemplo una buena conversación, esta vez cara a cara.

Psicox, tus psicólogos en Bilbao.

¿Whatsapp y similares aplicaciones de mensajes nos facilitan la vida o más bien nos crean una ansiedad diaria?

Etiquetado en: